Julio Llamazares

Periodista, narrador y poeta, es uno de los autores más reconocidos en la actualidad por crítica y lectores
  • Biografía

    Julio Llamazares nació en Vegamián (León) en 1955. Su obra abarca prácticamente todos los registros literarios, desde la poesía: La lentitud de los bueyes (1979) y Memoria de la nieve (1982); a la literatura de viaje: El río del olvido (1990. Alfaguara, 2006), Trás-os-montes (Alfaguara, 1998), Cuaderno del Duero (1999) y Las rosas de piedra (Alfaguara, 2008), primer volumen de un recorrido sin precedentes por España a través de sus catedrales; pasando por la novela: Luna de lobos (1985), La lluvia amarilla (1988), Escenas de cine mudo (1994. Alfaguara, 2006), El cielo de Madrid (Alfaguara, 2005) y Las lágrimas de San Lorenzo (Alfaguara, 2013); la crónica: El entierro de Genarín (1981. Alfaguara, 2015); el relato corto: En mitad de ninguna parte (1995. Alfaguara 2014) y Tanta pasión para nada (Alfaguara, 2011) y el guion cinematográfico. Sus artículos periodísticos, que reflejan en todos sus términos las obsesiones propias de un narrador extraordinario, han sido recogidos en los libros En Babia (1991), Nadie escucha (Alfaguara, 1995) y Entre perro y lobo (Alfaguara, 2008). Sus últimos libros son Distintas formas de mirar el agua (Alfaguara, 2015) y El viaje de don Quijote (Alfaguara, 2016).

  • Conferencias

    La memoria como novela: autobiografía y ficción

    La imaginación no es más que la memoria fermentada, dice António Lobo Antunes corroborando algo que ya es sabido desde el principio mismo de la novela: que esta se nutre de la experiencia, ya sea la del autor, ya sea la de otras personas. Sin embargo, hay críticos literarios que pretenden todavía deslindar ambos conceptos, como si autobiografía y ficción, o biografía y ficción a secas, fueran ideas contradictorias. Así, anulan todo lo que confunda ambas, calificándolo de antinovelesco.

    El trabajo de escribir consiste precisamente y entre otras cosas en difuminar los géneros, en tanto en cuanto que estos no son más que convenciones. Y, en cualquier caso, lo que me interesa a mí es trasmitir sentimientos, que son lo opuesto a las normas. Para normas ya tenemos suficientes en la vida.

    El viaje como pretexto

    Cuando viajo me limito a contar lo que he visto y me ha sucedido, sin pretender convertir mi viaje en una lección. Ni de historia, ni de arte, ni, mucho menos, de espiritualidad. Como ya he dicho más de una vez, el único sentido de los viajes es enfrentarse a otras realidades para confrontarlas luego con la que uno vive.

    En mis libros de viajes no hay otra voluntad que la viajera ni otra intención que la literaria. Esa que sigue la estela de los antiguos viajeros, aquellos que partían por partir, en palabras de Rimbaud, o que preferían un mal camino a una buena venta, en las de Cervantes. Los viajeros, en suma, que iban buscando la magia que el mundo ofrece a los que lo andan.

    Entre perro y lobo: periodismo y literatura, realidad y ficción

    Entre chien et loup (entre perro y lobo) es como llaman los franceses a esa luz indecisa del atardecer que se produce cuando el sol ya se ha ocultado pero la noche no se ha adueñado todavía de la tierra. Pero entre perro y lobo es también una situación: la del que está a medio camino entre la domesticación y la libertad, que es en la que yo me he sentido siempre. No solo en mi vida personal, sino también como escritor y como periodista.

    En numerosas ocasiones, me han preguntado sobre las diferencias entre ambas actividades y siempre he contestado de igual manera: que la literatura empieza donde termina el periodismo. Es más, el periodismo y la literatura se complementan en mi opinión, puesto que, mientras uno se hace desde la realidad, la otra nace de la imaginación. Pero es que para imaginar hay que partir de la realidad y, al revés, para contar la realidad hay que imaginarla a veces. Así que ambas actividades no son excluyentes.

    Me reafirmo en mi opinión de mi condición ambigua, de escritor que escribe a caballo, tanto en prensa como en una novela, entre la imaginación y la realidad, de viajero, en fin, que mira la vida desde la ventanilla de un tren que cruza el paisaje envuelto en una luz que no es real ni irreal del todo. Esa luz que hace que el mundo no sea blanco ni negro, pese a que aparezca así en los periódicos.

    El espejo del alma. Reflexiones sobre el paisaje

    El paisaje es el gran espejo que nos refleja y que conforma nuestra sensibilidad. Es memoria. Sostiene las huellas del pasado, reconstruye recuerdos, proyecta en la mirada las sombras de otro tiempo que solo existe ya como reflejo de sí mismo en la memoria del viajero.

  • Vídeo

  • Críticas sobre Julio Llamazares

    Llamazares es sobre todo un poeta; de hecho, el ritmo de su escritura en prosa es deudor de esa ambición de asociar las palabras (y la memoria, que es su fuente) con el ritmo; la música es consustancial con su narrativa, y eso le viene de la poesía.

    Juan Cruz, El País

    Julio Llamazares es, sin duda, uno de esos escritores que nos reconcilian con el ejercicio de la literatura.

    Aurelio Loureiro, Leer

    Julio Llamazares está llamado a ser uno de los grandes novelistas del futuro.

    El Correo

    Julio Llamazares sigue siendo un escritor especial, alguien capaz de mirar el mundo de otra manera.

    El Correo Gallego

    Un escritor de su categoría podría redactar los anuncios por palabras de un periódico y seguiría siendo interesante.

    Qué Leer

    Memoria del tiempo perdido, recuerdo y olvido; reconstrucción, preservación de un mundo que desaparece es la obra de Julio Llamazares.

    María del Mar Jorge, Narrativa española actual

    Con Julio Llamazares sobreviene el encantamiento. Nada hay que escape a la fascinación que se diluye en los confines de la memoria y se sustenta en los albores de lo poético, desde Luna de lobos hasta Escenas de cine mudo la realidad se rinde a su mirada y se transforma en jugo literario.

    Aurelio Loureiro, Leer

    El viaje de don Quijote

    El libro está escrito con agilidad, y denota la perspicacia de quien está acostumbrado a mirar un poco más allá de la primera apariencia de las cosas [..] Llamazares, con habilidad, mezcla lo actual con lo pretérito, lo literario con lo sociológico, para ofrecernos un somero recorrido por algunos lugares de la actual Castilla-La Mancha.

    Alfonso González-Calero, ABC

    Distintas formas de mirar el agua

    Una novela conmovedora, intensa y madura.

    José Carlos Mainer, Babelia

    Espero que no me ciegue la amistad si les digo que en Distintas formas de mirar el agua está el mejor Llamazares: el de La lluvia amarilla, pero también el de Las lágrimas de San Lorenzo.

    Manuel Rodríguez Rivero, Babelia

    Resulta difícil resistirse a este libro en el plano emocional, dada la mucha verdad de los sentimientos que alberga, como hermosa resulta la elegía a los orígenes campesinos o la figura del abuelo, centro del círculo sobre el que gira toda la novela.

    ABC Cultural

    Una novela cargada de bella y honda polisemia literaria.

    Diario de León

    A veces, en un páramo literario estéril surge una novela que arriesga en el lenguaje, en su planteamiento argumental y estético, un libro de un fondo ético admirable escrito en un tono poético muy limpio.

    Alejandro López Andrada, Cuadernos del Sur

    Julio Llamazares construye en Distintas formas de mirar el agua una hermosa novela a la altura de los grandes narradores del siglo, y junto a él, comprenderemos que, a veces, la literatura es hermosa por cómo cuenta una historia, pero también por lo que cuenta, por las emociones que es capaz de transmitir.

    Luis García, Córdoba

    La novela es un hermosos retrato de la memoria familiar, la memoria rural de España que se pierde.

    Diego Marín, GPS (La Rioja)

    Las lágrimas de San Lorenzo

    Julio Llamazares ha vuelto a ser el magnífico escritor de Luna de lobos y La lluvia amarilla.

    J. M. Pozuelo Yvancos, ABC Cultural

    Esta hermosa y conmovedora novela es una elegía a las lágrimas de la humanidad.

    J. Ernesto Ayala-Dip, Babelia
  • Libros de Julio Llamazares

  • Prensa sobre Julio Llamazares

Descargar ficha en PDF

Consultar disponibilidad

  • Llámanos: +34 915 35 89 27
  • Julio Llamazares viaja desde Madrid, España

Otros autores

Juan Cruz

Premio Nacional de Periodismo Cultural y Premio de Honor de la Asociación de la Prensa de Madrid 2017, imparte conferencias sobre Literatura y Periodismo

José María Merino

Escritor, miembro de la Real Academia Española, ha sido galardonado con numerosos premios, entre ellos el Nacional de Narrativa 2013

Manuel Rivas

Premio Nacional de Narrativa y Premio de la Crítica, autor de El lápiz del carpintero y La lengua de las mariposas